Casa rural las nieves

Visitas Guiadas

Que ver en Garrovillas

Plaza Mayor

Este típico pueblo hoy no llega a tener 3000 habitantes, pero en el siglo XVI tenía más de 7000, y en el siglo XIX seguía teniendo más de 6000, lo cual le hacía el tercer pueblo más grande de la provincia de Cáceres.
Gracias a su importante pasado, hoy en día Garrovillas cuenta con una gran cantidad de monumentos.
El municipio es principalmente conocido por la plaza mayor del pueblo, una plaza porticada que es de las mayores del país, la Plaza Mayor, con arcadas góticas y fachadas clasicistas; obra de los siglos XV y XVI, está declarada Monumento Histórico-Artí­stico Nacional.
También son destacables el Castillo de Floripes, el Puente de Alconétar y los monumentos religiosos del pueblo.
La plaza alberga una hospedería de Extremadura ubicada en un palacio que es el mejor lugar para hospedarse mientras se descubren los bonitos rincones de este lugar.
Esta es la plaza de Garrovillas de Alconétar(Cáceres). Es un pueblo con mucho encanto. Calles muy estrechas y desiguales, retorcidas a veces.
Ese día había una romería: los vecinos se iban con los caballos.
La plaza es enorme, muy amplia. Y allí­ mismo hay una hospedería fabulosa!!

Convento franciscano

A las afueras del pueblo, en un doloroso estado de conservación, se encuentra lo que en su tiempo fue, un imponente convento franciscano.
La iglesia era muy monolítica, y sus muros habían resistido bien. El resto de las dependencias, sin embargo, estaban que daba hasta miedo. Llenos de pintadas, de cascotes, sin casi ningún techo en pie, algunos antiguos frescos de las paredes se empeñaban todavía en hacerse visibles a pesar de la degradación absoluta.

Iglesia de Santa María

El templo parroquial de Santa María de la Consolación (levantado entre 1494 y 1520) es una construcción de una sola nave, en sillerías graníticas y mampostería revocada de cal, habiéndose utilizado posteriormente el ladrillo en obras de reforma.
Destaca la portada principal, debida a Francisco González. La forma un arco de medio punto abocinado con arquivoltas decoradas con bolas.
El clasicista retablo mayor (del siglo XVII), en madera policromada, es del escultor alcantarino Sebastián de Paz; está dedicado a la Asunción de la Virgen y combina esculturas de bulto redondo, relieves y pinturas.
En Santa María se conserva un órgano de incalculable valor, que ya en 1595 fue restaurado por el organero italiano Horacio Fabri.

Iglesia de San Pedro

El templo parroquial de San Pedro, construido en sillería de granito, es gótico del siglo XV y consta de tres naves.
Los pilares presentan dos líneas de capiteles corridos.
En la cabecera de la nave de la Epístola hay un retablo de fines del XVI y en la del Evangelio, uno barroco y sin dorar de Juan Granda (mediados del XVIII).
El retablo mayor es renacentista, con tablas pintadas.
En la nave del Evangelio se venera el Cristo de las Injurias, del siglo XV y procedente de la ermita de la Dehesa de Villasbuenas.
La pila bautismal es de estilo románico.
Hay tres portadas; la más antigua, la de la Epístola, es del siglo XIV.